¿Cómo hacer de lo imposible, posible a través de la oración?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin
¿Cómo hacer de lo imposible, posible a través de la oración?

Nuestro Dios es el Dios de lo imposible, pero Él también espera que ores y hagas tu parte. Existen distintas clases de oración y cada una tiene su estructura.
¿Qué viene a tu mente cuando se menciona la palabra “imposible”? Quizás sea impotencia, incapacidad, frustración, etc.
En la vida espiritual, la fe es determinante para alcanzar lo imposible. La lucha interna de los sentimientos, que nos hacen sentir inútil, y los razonamientos que pretenden hacernos entender que no se puede, son los enemigos de la fe. A éstos razonamientos hay que enseñarles a que se coloquen bajo tu “autoridad espiritual”: la fe. Cuando tu fe crece puedes creer más (Lucas 1:37).
Debes saber ¿Por qué orar?, ¿A quién orar? y ¿Cómo orar?.
La oración de fe:
Santiago 5:15 dice: «la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará.» En este contexto, la oración es ofrecida en fe para alguien que está enfermo, pidiendo a Dios sanarlo. Cuando oramos, debemos creer en el poder y la bondad de Dios (Marcos 9:23).
La oración de común acuerdo (también conocido como la oración corporativa):
Después de la ascensión de Jesús, los discípulos «todos perseveraban unánimes en oración y ruego» (Hechos 1:14). Más tarde, después de Pentecostés, la iglesia primitiva «perseveraba en» oración (Hechos 2:42). Su ejemplo nos anima a orar con los demás.
La oración de suplica:
Es el tipo de oración que se puede usar en las situaciones críticas donde parece que no hay otra salida. No quisiéramos dar la impresión de que esta clase de oración resolverá todos los problemas que tengas, pero cuando tus peticiones concuerdan con la voluntad de Dios, Él te oye y responde en el momento de tu angustia, Marcos 9:23.
La oración de acción de gracias:
Vemos otro tipo de oración en Filipenses 4:6: la acción de gracias o gratitud a Dios. «sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias». Muchos ejemplos de oraciones de acción de gracias pueden encontrarse en los Salmos.
La oración de adoración:
La oración de adoración es similar a la oración de acción de gracias. La diferencia es que la adoración se centra en quién es Dios; la acción de gracias se centra en lo que Dios ha hecho. Los líderes de la iglesia en Antioquía oraron de esta manera con el ayuno: «Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: ‘Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado’. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron» (Hechos 13:2-3).
La oración de consagración:
A veces, la oración es un tiempo de apartarnos a nosotros mismos para hacer la voluntad de Dios. Jesús hizo una oración así la noche antes de Su crucifixión: «Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú» (Mateo 26: 39).
La oración de intercesión:
Muchas veces, nuestras oraciones incluyen solicitudes para otros al interceder por ellos. 1 Timoteo 2:1 nos dice que intercedemos «por todos los hombres». Jesús sirve como nuestro ejemplo en esta área. El conjunto de Juan 17 es una oración de Jesús en nombre de Sus discípulos y todos los creyentes.
La oración de maldición:
Esta oración se encuentran en los Salmos (por ejemplo, 7, 55, 69). Se utilizan para invocar el juicio de Dios sobre los malvados y así vengar a los justos. Los salmistas utilizan este tipo de recurso para enfatizar la santidad de Dios y la seguridad de Su juicio. Jesús nos enseña a orar la bendición sobre nuestros enemigos, no la maldición (Mateo 5:44-48).
La Biblia también habla de orar en el Espíritu (1 Corintios 14:14-15) y oraciones cuando somos incapaces de pensar en las palabras adecuadas (Romanos 8:26-27). En aquellos tiempos, el Espíritu Mismo intercede por nosotros.
La oración es una conversación con Dios y debe hacerse sin cesar (1 Tesalonicenses 5:16-18). Al crecer en nuestro amor por Jesucristo, naturalmente desearemos hablar con Él.

DESCARGÁ NUESTRA APLICACION!

Esté conectado el tiempo todo con nuestra Iglesia

Desenvolvido por Ultra Soluções | Site e Aplicativos para Igrejas