El cristiano necesita la llenura o control del Espíritu para servir a Cristo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin
El cristiano necesita la llenura o control del Espíritu para servir a Cristo.

Sin embargo, el cristiano necesita la llenura o control del Espíritu para servir a Cristo. Los discípulos estaban reunidos en el día de Pentecostés. Necesitaban salir al mundo para dar testimonio de Cristo y fueron llenos del Espíritu Santo. Tuvieron esa experiencia que les capacitó para testificar en aquel día.
Ahora, el ser llenos del Espíritu Santo es, probablemente, tan sencillo probablemente, como el automovilista que en una estación de servicio pide que le llenen el tanque de combustible. Usted mismo, como creyente, al comenzar por la mañana el día le puede decir a Dios: “Señor. Quiero vivir hoy controlado por el Espíritu y no puedo hacerlo por mí mismo. Necesito Tu Poder. Necesito Tu ayuda”. Como creyentes necesitamos comenzar a vivir un nuevo día pidiendo esa plenitud del Espíritu Santo. Es algo que todos los cristianos necesitamos desesperadamente.
Usted puede haber sido llenado con el Espíritu ayer o la semana anterior, pero eso no será suficiente para hoy. Así como nuestro coche necesita ir una y otra vez a la estación de servicio para reponer el combustible. Es que cuando usted es lleno del espíritu, hará algo para Dios, y estará viviendo controlado por el Espíritu. Pero eso no significa que usted tendrá suficiente energía para el día de mañana. Necesitará ser llenado al día siguiente. Nuestra vida es como ese viejo tanque de combustible que necesita ser lleno nuevamente.
Ése es el motivo por el cual algunas personas pueden ser poderosa y eficazmente usadas por Dios un día, y sentirse vacías al día siguiente. Yo he tenido esa sensación y posiblemente usted también. Necesitamos una nueva llenura del Espíritu Santo, lo cual nos capacitará para vivir controlados por Él. A veces podemos tropezar y caer, como un niño que está comenzando a andar. Pero se levanta y lo intenta otra vez, hasta que un día caminará normalmente. Dios quiere que usted y yo aprendamos a caminar bajo la guía y energía del Espíritu. Quiere que estemos controlados por Él.
Y así es como se debe expresar el amor. No es necesario ir por todas partes diciendo que uno ama a las personas, simplemente, el amor hay que demostrarlo con hechos. Al estar un cristiano lleno del Espíritu, hay amor, alegría, y un espíritu de agradecimiento en su vida. Esto es simplemente un cristianismo práctico, un amor en acción.
Quizá usted tendría que hacer lo del automovilista que llega a la estación de servicio a llenar su tanque de combustible. Quizá usted esté vacío. Usted y yo, no tenemos nada dentro de nosotros mismos. Necesitamos acudir a Dios y decirle que estamos vacíos, y que necesitamos ser llenos del Espíritu Santo, para poder vivir para Él. Necesitamos reconocer que para nosotros es imposible vivir como a Él le agrada, pero que Él puede hacerlo a través de nosotros.
Y resumiendo lo dicho en el sentido que el ser llenos del Espíritu Santo es el único mandamiento dado a los creyentes en relación con el Espíritu Santo. Los otros cuatro ministerios del Espíritu Santo son realizados cuando recibimos a Cristo. Cada creyente es regenerado por el Espíritu Santo: dice Juan 1:12, “mas a todos los que le recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. En el creyente, también habita el Espíritu Santo; dice Romanos 8:9, “Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”. El creyente es también sellado por el Espíritu Santo; dice Efesios 1:13, “y habiendo creído en él, fuisteis sellados por el Espíritu Santo de la promesa”. También, el creyente es bautizado por el Espíritu Santo; dice Primera de Corintios 12:13, “porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo”. Estos cuatro ministerios del Espíritu Santo tienen lugar cuando una persona deposita su fe en Cristo. Son realizados a favor nuestro. Lo único que nos queda a nosotros es obedecer Su mandamiento de ser constantemente llenos, controlados por el Espíritu Santo, como hemos leído en este capítulo 5:18.

DESCARGÁ NUESTRA APLICACION!

Esté conectado el tiempo todo con nuestra Iglesia

Desenvolvido por Ultra Soluções | Site e Aplicativos para Igrejas